Receta de Lechazo Confitado

Para elaborar esta receta utilizaremos un cordero lechal de Raza Churra, el lechazo Churro, únicamente alimentado de leche materna y que no supere los treinta días de vida. Es una receta sencilla y que no nos llevará más de hora y media.Necesitaremos unos dos kilogramos de esta preciada carne, once dientes de ajo, una cebolla, una zanahoria, pimienta negra, aceite de oliva y sal.

Colocamos la carne de lechazo en una cazuela en la que no sobre demasiado espacio, añadimos la sal, los dientes de ajo, unas quince bolas de pimienta negra (o dos cucharadas si es en polvo) y lo cubriremos todo con aceite de oliva. Ponemos la cazuela al fuego y, cuando empiece a hervir el aceite, bajamos el fuego para hacerlo lentamente durante una hora.

Cuando haya pasado la hora, precalentamos el horno a 220º con el grill. Quitamos el lechazo del fuego, lo cambiamos a una fuente para horno y lo metemos en una posición intermedia con la piel del cordero hacia abajo. Lo hacemos así durante seis o siete minutos y le damos la vuelta a la carne. Lo dejamos otros seis-siete minutos o hasta que veamos que la piel queda dorada y crujiente; será entonces cuando la carne esté en su punto óptimo.

Para acompañarlo se recomienda hacerlo con unas patatas a lo pobre o una ensalada de lechuga y un vino tinto Merlot. ¡Que lo disfrutéis!