Prevenir los incendios este verano, responsabilidad de todos

Todos tenemos que aportar nuestro granito de arena para que nuestros bosques no se conviertan en un infierno este verano y que podamos seguir disfrutando de lo que son, un paraíso. Prevenir los incendios forestales es responsabilidad de todos (el 95% de los incendios los provoca el ser humano), los que tenemos una actividad relacionada y los que no, que todos con nuestras acciones podemos evitarlos. Desde el viajero que pasa con el coche y no tira una colilla por la ventanilla, pasando por aquel que apaga bien una barbacoa hasta la familia que pasa un día en el campo y recoge latas, vidrios y demás residuos que pueden provocar un incendio. Toda ayuda, por insignificante que parezca, es poca.

Los que trabajamos en los montes, pastoreando nuestros rebaños, ya trabajamos para mantener a ralla la vegetación y prevenir con cabras y ovejas los posibles incendios. Precisamente somos los primeros que no queremos que ocurran este tipo de desgracias puesto que, además de la quema de vegetación, también se mueren animales, quemados o desnutridos. Recomponer un monte cuesta decenas de años y nunca vuelve a tener el mismo aspecto ni la misma riqueza ambiental. Además, es un trastorno para los que vivimos de ello ya que nos quedamos sin unos valiosísimos recursos.

Más importante si cabe es en época de crisis, con ganaderos, agricultores y demás gente que vive del campo con la “soga al cuello” por las dificultades económicas, preservar nuestros recursos. La quema de un monte puede suponer la destrucción de empleos y riqueza. Parece increíble que en pleno siglo XXI no dediquemos la suficiente energía a preservar lo que tantos siglos ha costado mantener.

Normativa

En Castilla y León (ver otras comunidades), se publica cada año una orden de acuerdo a la Ley de Montes de Castilla y León de 2009 y a la normativa de Protección Civil. Así, la normativa publicada en 2013 prohíbe arrojar fósforos, cigarrillos y brasas, la quema de basuras y restos orgánicos e inorgánicos, arrojar residuos fuera de los contenedores, el tránsito y transporte fuera de la red viaria, acampar fuera de las zonas habilitadas y el aparcamiento de vehículos en zonas de paso. Se añade la prohibición, con limitaciones, de encender fuego en zonas de monte, así como en zonas de descanso y acampadas, la quema de restos forestales, matorral, pastos y rastrojos, y la celebración de rallyes. A estas prohibiciones se añade la necesidad de autorización para el lanzamiento de cohetes y las acciones de carboneo, destilación y tratamiento de colmenas. Mientras, en época de alto riesgo, se añade la prohibición con limitaciones de encender fuego sea cual sea el lugar o finalidad, el uso de maquinaria agrícola o forestal, el tránsito fuera de la red viaria, realizar fuego en áreas de descanso y acampadas, y las acciones de carboneo, destilación y tratamiento de colmenas.

Por todo ello, desde nuestro blog queremos concienciar a todos de que preservar el medio ambiente con pequeñas acciones al alcance de todos que, quizás, no puedan suponer un avance medioambiental pero sí permiten no retroceder y preservar el patrminonio natural del que disponemos. Los mejores medios antiincendios somos las propias personas, las responsables de que tengamos unos montes y bosques vivos o solares llenos de ceniza.

Cabras previniendo incendios

Cabras previniendo incendios