Llega el invierno a la Sierra de Francia

Se acaba noviembre y empieza a llegar el invierno a la Sierra de Francia. La época más dura de cara a la ganadería: la nieve tapa los pastos y las continuas heladas no dejan crecer la hierba. Además, el frío atenaza a todos: personas, ovejas, cabras,… Es la temporada menos agradecida pero coincide con las Navidades y para nuestra familia es época de cuidar de nuestros pequeños lechazos churros. Quizás el nacimiento en estas fechas de un lote grande de lechazos nos hace pasar el frío, las inclemencias del tiempo y la dureza del invierno más alegres y contentos.
En lo que se refiere al manejo de nuestro ganado es el momento ya de complementar su alimentación, escasa en las praderas y montes por la poca cantidad y baja calidad de los pastos. Por eso, durante la primavera y el verano, en nuestra ganadería trabajamos para llenar los heniles, guardar toda la paja y el forraje bajo techo y llenar nuestros silos de cebada, avena y leguminosas para que, cuando llega el frío y la nieve y nuestras ovejas y cabras se quedan más horas a cubierto, no se queden sin su correcta alimentación.
Si nieva, esperamos poder ofreceros este año fotos de nuestras ovejas y lechazos en la nieve (entre tanto blanco sería difíciles de diferenciar; por suerte las ovejas Churras tienen pigmentación negra en cabeza y extremidades) para que disfrutéis de la estampa y del bonito paisaje de la Sierra de Francia. Aunque no nos hace mucha gracia la nieve a los ganaderos que criamos en extensivo (es decir, fuera de las naves y mediante pastoreo diario), entendemos que es bonito para el visitante que decide venir a pasar unos días por aquí con la familia o los amigos.
Por eso, si te vas a dejar caer por Salamanca o la Sierra de Francia por estas fechas, recuerda que puedes venir a visitarnos y conocer a nuestro rebaño de ovejas Churras y dar un paseo por los montes con nuestras cabras. Eso si, ¡vente bien abrigado! Avísanos y disfruta del ovinoturismo y/ocaprinoturimo.