Lechazo Churro al estilo ropavieja

Hoy os dejamos una receta para aprovechar el lechazo churro asado que a veces sobra cuando tenemos una celebración familiar o con amigos. Al día siguiente, podemos utilizar la carne sobrante del asado para probar otro sabroso plato como el lechazo churro al estilo ropavieja. Pasamos de un plato con gran tradición como el lechazo churro asado a otro que, aunque no tan conocido, puede hacer que volvamos a disfrutar tanto o más que el día anterior. Es una receta que también viene muy bien para después de las celebraciones navideñas, en las que siempre suele sobrar comida.

El estilo ropavieja le va a dar al lechazo churro un toque distinto y diferente por lo que va a apetecer a todos repetir carne. Para ello se pueden hacer unos crujientes de lechazo churro con pasta brick. ¿Cómo se hace? Pues de rehoga la carne con un poco de cebolla y pimiento verde y rojo en juliana. Después, se la añade pimentón rojo dulce (recomendamos un pimentón que está muy cerca de nuestra zona, el pimentón de La Vera, enCáceres), dos cucharadas de salsa de tomate (a poder ser natural, con los tomates de temporada), un chorrito de miel (también nuestra provincia cuenta con una miel de gran calidad…), orejones y almendras tostadas.

Una vez hemos preparado la carne, rellenamos la pasta brick con ella y la horneamos a 150º unos cinco minutos. Seguro que este plato os sorprenderá y de esta manera volvéis a disfrutar de la carne de lechazo churro sin saturaros después de la comilona del día anterior (no suele apetecer comer lo mismo…). Es parecido a los canelones por lo que gustará a grandes y pequeños. Nos falta una foto para ilustraros como queda así que emplazamos a todos nuestros lectores y cocinillas del lechazo churro que nos envíen alguna foto si hacen la receta para poder ilustrarla. Ya nos contaréis. ¡Qué aproveche!