La gestión de las ovejas churras por lotes en verano

Es agosto y, lejos de irnos de vacaciones, tenemos que seguir cuidando de nuestras ovejas churras. Incluso aún nos queda algún lechazo churro remolón que nació tarde y nos da esa pizca de alegría que siempre hace falta en el rebaño, con lo que las vacaciones en la ganadería no existen. En estos momentos gestionamos nuestro rebaño en dos lotes diferenciados: las ovejas que van a parir próximamente (calculamos que en el mes de septiembre empezarán…) y las que acaban de parir y/o están recuperándose.

Ovejas churras pastoreando en dos lotes

Ovejas churras pastoreando en dos lotes

 

En esta época es importante que la oveja recupere la forma (como los futbolistas en pretemporada, ellas también hacen la suya…) para aguantar bien el frío invierno castellano (más aún en la Sierra de Francia). Por ello, todas se alimentan de los restos de la campaña de cereal y aprovechan el poco pasto de calidad que queda, mientras al atardecer todas acuden a comer forraje y cereales en el aprisco. La alimentación varía poco entre los dos lotes, que reciben los mismos alimentos naturales pero las que van a parir y las que están criando reciben un poco más de ración.

Ovejas Churras yendo a beber a la charca

Ovejas Churras yendo a beber a la charca

Normalmente el verano suele ser una época tranquila en la ganadería pero aún así hay que estar atentos al calor y tener bien hidratado al ganado. Especialmente cuidadosos hay que ser con los lechazos, a los que el calor les afecta más que a sus madres y hay que tenerlos en zonas que haya sombra, agua y siempre junto a sus madres para que puedan alimentarse siempre que quieran (al final son “bebés”, se alimentan cada dos o tres horas).

Lechazo churro mamando

Lechazo churro mamando al permanecer con su madre todo el día

También seguimos cuidando de las futuras “mamás”, la cantera que se diría en el ámbito futbolístico. La recría sigue en marcha y es especialmente importante no descuidar ni la alimentación ni los cuidados de las corderas y corderos que hemos seleccionado este año para que se unan al rebaño muy pronto. Este año hemos juntado también las cabritas con nuestras corderas y las sacamos a pastorear con algunas cabras y ovejas veteranas. Ya están muy adaptadas y las cabras pronto se unirán al rebaño que pastorea en el monte y las corderas al rebaño de ovejas este mismo otoño.

Cabritas y corderas de recría

Cabritas y corderas de recría pastoreando juntas