Croquetas de lechazo churro

La croqueta es una porción de masa hecha con un picadillo de diversos ingredientes que, ligado con la bechamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante. Puede tener forma redonda u ovalada, según el gusto de cada uno. La croqueta es originaria de Francia pero que es muy popular en Sicilia, Países Bajos y España, que se elabora como primer plato, tapa, acompañamiento o, incluso, plato principal. La croqueta ha sido una elaboración que tradicionalmente se viene realizando con partes “no aprovechables” de algunos platos o alimentos. Por ello os proponemos hoy hacer croquetas de lechazo churro con las partes cordero lechal que no utilicéis para vuestros platos o, simplemente, con las sobras del asado. El resultado es fantástico. Para la croqueta de lechazo churro necesitaremos 50 gramos de harina, 50 gramos de mantequilla, 250 ml de leche, una pizca de sal, una pizca de nuez moscada y 100 gramos de lechazo churro; además, necesitaremos aceite de oliva para freír y pan rallado y huevo para rebozar las croquetas.

Preparación

Debemos desmenuzar el lechazo churro lo más fino posible. Si lo trituramos con el robot de la batidora, por ejemplo, no apreciaremos los trocitos de lechazo en la croqueta, por lo que perderá parte de su gracia. Por eso recomendamos utilizar el cuchillo, aunque haya que armarse de paciencia.

Para preparar la bechamel, pondremos a calentar en un cazo la mantequilla a fuego fuerte, mientras que en otro cazo ponemos a hervir la leche. Mientras, iremos tamizando la harina, que la agregaremos a la mantequilla una vez esté deshecha. Hay que remover con una cuchara de madera hasta que la masa esté compacta, como con un tono marrón. Entonces retiramos el cazo del fuego y vamos añadiendo la leche poco a poco, dándole vueltas hasta que desaparezcan los grumos. Finalmente, agregamos la sal y la nuez moscada. Cuando tengamos una masa fina y homogénea, agregamos el lechazo churro y removemos para que se mezcle bien. Dejamos reposar la masa conseguida en un plato dentro del frigorífico durante un par de horas, de tal manera que la masa gane consistencia y quede firme.

Pasado este tiempo, se puede empezar a preparar las croquetas de lechazo churro, haciendo bolas u óvalos de aproximadamente tres centímetros de diámetro que pasamos por huevo y pan rallado y freímos en abundante aceite durante un par de minutos. Quedarán unas deliciosas croquetas con las que seguro sorprenderéis a vuestros invitados, amigos o familia. Ya sabéis que para disfrutar de nuestro cordero lechal de raza churra, podéis comprar nuestro lechazo.

croqueta de lechazo churro